La Asociación de Profesionales, Técnicos y Auxiliares de Salud Pública de la provincia del Chaco (APTASCH) denuncia el vaciamiento de la salud pública, expresado en la carencia de medicamentos e insumos básicos, e hizo responsable a las autoridades provinciales por la situación.

Desde la asociación indicaron que “la carencia de medicamentos e insumos básicos que se ha agudizado en este último tiempo genera como consecuencia un daño grave a la atención de la salud de los chaqueños”, y detallaron en particular “la falta de medicamentos antibióticos, analgésicos, anti hipertensivos, entre otros, en centros de salud, para una población que en la mayoría de los casos no puede comprarlos. También hay falta de reactivos en laboratorios de toda la provincia, la situación ya hecha pública de los bancos de sangre que afecta la disponibilidad de sangre y derivados para transfusiones, materiales para cirugía, entre otros”.

Manifestaron además que “la Nación tampoco envía las vacunas y medicamentos en la cantidad que se proveía habitualmente, y esto se suma a la falta o provisión irregular de insumos por parte de la Provincia, en la mayoría de los casos por falta de pago a proveedores”.

“Sin desconocer las dificultades que provoca la actual crisis, sostenemos que el gobierno provincial es enteramente responsable del funcionamiento adecuado del sistema sanitario y reclamamos que implemente los mecanismos para solucionar el abastecimiento irregular de todos los elementos necesarios, a fin de garantizar el adecuado acceso al cuidado de la salud para los ciudadanos”, indicaron.

“Irónicamente se lanzan y publicitan ambiciosos programas de control de enfermedades y mientras tanto, no contamos con los elementos para llevarlos a cabo. Instamos a todos los trabajadores de la Salud en la provincia a hacer valer sus derechos y su trabajo exigiendo a las autoridades que provean los elementos necesarios para llevar a cabo nuestras tareas, a dejar de lado el conformismo y la resignación, porque somos los trabajadores quienes damos la cara ante nuestros pacientes, y debemos explicar, contener, y muchas veces recibir las quejas y la bronca de aquellos que vienen a los centros asistenciales buscando una atención que generalmente intentamos brindarles aún en condiciones totalmente inadecuadas”.

“Así como nosotros debemos cumplir con las normas, reglamentos y condiciones que nos impone nuestro cargo, exijamos que el Estado cumpla con sus obligaciones y nos permita prestar nuestro servicio en la forma y con la calidad que corresponde prestar”, finalizaron diciendo.